Pepe Rodríguez: ‘No me han enviado la ‘olleta’ por delivering, así que esperaré a probarla hoy en Vila-real’

El mediático cocinero de Marsterchef participa hoy como padrino en las jornadas de 'Olleta de la Plana' y en el showcooking del teatro Tagoba

Sin guión y con la espontaneidad que le caracteriza, el Pepe Rodríguez que recibía este domingo indicaciones sobre el programa del evento de ‘Olleta de la Plana’, mientras viajaba hacia Vila-real, recién llegado de Madrid, es el mismo mediático personaje, cercano, amable y cordial que charlaba por teléfono con Actualitat Valenciana.

Con el respeto y la humildad de quien se ha criado entre fogones y el conocimiento real de lo que es llevar los números de un negocio, el televisivo cocinero de MasterChef, reconoce la dureza de esta crisis para el sector, al mismo tiempo que insiste en la importancia de dar a conocer el patrimonio gastronómico con eventos como el que acoge hoy Vila-real.

Una apuesta por mantener la tradición, a través de la mano de cocineros profesionales, y de poner en valor el legado culinario propio, atribuyéndole un nombre y un lugar: ‘olleta de la Plana, en Vila-real’.

-¿Qué conocía Pepe Rodríguez de Vila-real cuando le propusieron participar en este evento?

-“Pues sinceramente, conocía al equipo de futbol, sabía que Porcelanosa está por aquí y poco más. Estoy deseando conocerla, pero tengo claro que para tener un equipo Chanpions League tiene que ser una ciudad imponente. Entiendo que con un tejido industrial importante, tengo muchísimas ganas de descubrirla y probar ‘la olleta’

-Por cierto, ¿qué le han contado de la ‘Olleta de la Plana’?

-“Pues la verdad es que sí que me han contado algo pero me acabo de enterar hace poco, y entiendo que debe ser como esa cocina tradicional de aprovechamiento que se hacía en cada casa, por lo que me han dicho, con lo que había, tratando de estirar al máximo, como hacían nuestras madres y nuestra abuelas. Algo muy de hogar, de ese olor a casa cuando abrías la puerta. Y claro, me interesa también, además de probarla, por supuesto, ver cómo la terminan los chefs profesionales, qué le ponen, como le dan ese toque personal de esta u otra manera. La verdad es que estoy espectante”

-Es decir, que no le han enviado una ‘olleta por delivering’

-(Risas) “¡Pues oye, hubiera estado bien la verdad, pero no, mira… no me han mandado la ‘olleta’ por delivering así que tendré que esperar a probarla aquí en Vila-real!”

-¿Y cómo cree que cuaja este tipo de cocina con el ritmo trepidante que llevamos?

“Aunque es cierto que ese ritmo trepidante nos hace difícil cocinar esos platos de toda la vida y hay mucha gente que come fuera, precisamente porque a veces no se puede, también los cocineros tenemos que preservar ese patrimonio que no se puede perder. Nosotros tenemos el deber de ser responsables de la olla, como la llamáis aquí, y con esos platos que son nuestro legado, y por eso es importante darlos a conocer con eventos como estos, que la gente los conozca, que no los olvide y los cocineros debemos mantener también de alguna forma eso vivo”.

“Yo soy partidario de eventos como estos. Por experiencia, creo que hay que hacerlos. Si no se hacen, no se vende, no llegaremos a darlo a conocer y la gente cuando venga a Vila-real se perderá esa oportunidad de pobar la ‘olleta’ porqué no tendrá ese referente.”

– Pepe Rodríguez, chef-

-Usted ha participado en muchos actos de este tipo, ¿cómo cree que un evento de estas características, en una localidad como Vila-real, puede poner en el mapa gastronómico un lugar o ser, en cambio, meramente una cita anual que empieza y termina ahí?

– “Por experiencia, creo que hay que hacerlo. Si no se hace, no se vende y no llegaremos a darlo a conocer y a hacer ver que esto existe. Que el público, que la gente del pueblo y de fuera vea que existe ese plato. Que lo vea y que lo entienda y así lo pondremos en valor, con eventos como estos. Eso quedará ahí, y se empezará a dar a conocer. Si no se hace, cuando uno llega a un sitio no tiene referencias de esos platos”.

“Yo soy partidario siempre de que se hagan estos eventos y se den a conocer los platos y los productos propios. En Denia, se hacía un certamen, con la gamba roja, y ya ves cómo es de conocida ahora. Si se promociona, si un lugar lo da a conocer, si se lo apropia… quedará ahi, y la gente cuando vaya a Vila-real ya tendrá ese referente.

¡Claro que sí! Y aquí, en Vila.real ¿porque no promocionar Vila-real haciendo algo como esto?. De ahí, siempre saldrán muchas cosas y serán buenas. Seguro”.

“Los hosteleros somos gente de fuerza, de garra, de estrecharnos cuando vienen mal dadas. Creo que hay que ser resilientes, hay que ser fuertes (…) saber cada uno en qué segmento está y además, tener suerte”

-Por último, un consejo para todos esos restauradores de Vila-real, ya sea de menú de 10 euros o de más alta cocina que después de esta pandemia, ahora vuelven a enfrentarse a esa normalidad, ¿Cómo pueden adaptarse a estos momentos que vivimos?

-“¿Consejo? No hay una fórmula. Yo también la busco. Los hosteleros somos gente de fuerza, de garra, de estrecharnos cuando vienen mal dadas. Creo que hay que ser resilientes, hay que ser fuertes. Ha habido una pandemia y al que le haya pillado con el pie cambiado, lamentablemente, se ha quedado por el camino, en Vila-real, en Illescas y en todos los sitios. Cada uno tiene que hacer sus números en casa y ójala podamos todos salir adelante pero lo más importante es que cada uno sabe en qué segmento está, en el menú de 10 euros, en el de 40 o en el de 120, pero además de eso también hace falta un poco de suerte. Suerte, esperemos que todos la tengamos”.

CatalanSpanish