Proliferan las ‘fake news’ pidiendo familias para menores ucranianos huérfanos

Pese a la insistencia de las autoridades y las ONG en desmentir los bulos, muchas personas siguen creyendo que la solución pasa por dar cobijo 'a los huérfanos de la guerra' atendiendo a peticiones particulares

Las acogidas improvisadas no son una novedad en cualquier situación de emergencia donde la solidaridad no atiende ni a los tiempos burocráticos ni en ocasiones a la sensatez. Sin embargo, también es cierto que aunque en ocasiones las acciones individuales pueden solucionar momentáneamente una situación inesperada, cuando se trata de acoger a menores ‘no acompañados’, las normas son distintas. Al menos en lo que respecta a la prioridad de su protección.

A pesar de las repetidas advertencias de las autoridades de la Comunitat Valenciana de que las niñas y niños que viajen sin adultos han de pasar a la protección de la Generalitat, por las redes sociales siguen proliferando las ‘fake news’ pidiendo hogares para presuntos “menores huérfanos de Ucrania”.

Uno de los últimos habla de tres hermanos de 17, 14 y 8 años, huérfanos, procedentes de Ucrania, que buscan un hogar de acogida. No indica ni su precedencia, ni dónde se encuentran, ni facilita datos más allá de dos números de teléfono.

Unos teléfonos que al llamar, no contestan o dan línea ocupada y que al hacer una rápida búsqueda por internet averiguamos que uno pertenece a una empresa de interiorismo de Madrid y que el otro, pertenece a un mensaje de facebook vinculado a dos localidades andaluzas. Ya que se trata de un post que también se ha publicado en Adra (Almería) y Montequinto (Sevilla), pese a que en esta ocasión el mensaje nos llega por un contacto ubicado en Castellón de la Plana.

Por otro lado, este mensaje, no se ha difundido únicamente a través de las redes más masivas, sino que se distribuye hasta el punto de utilizar a ciudadanas ucranianas afincadas en España como vehículos para su difusión con el fin de dar mayor credibilidad al contenido, en función de la fuente.

De hecho, cuando desde Actualitat Valenciana, alertamos a esta mujer, madre además de una joven que permanece en Ucrania, se muestra entristecida por la posibilidad de que se esté jugando con la idea de acoger a menores al margen de los cauces regulares que deben garantizar su protección y seguimiento fuera de su país.

Al cabo de una rato, a través de los móviles con los que hemos intentado contactar con las supuestas personas que están buscando hogar para estos 0huérfamos de la guerra’, recibimos un escueto mensaje sin que nos hayan respondido a ninguna de nuestras preguntas respecto los menores indicando que ya tienen hogar. Lo que queda por saber es qué uso se dará a hora a todos los números que se han interesado.

ValenciàEspañol