La protesta de los vendedores del Mercado de Colón abre una nueva grieta en el Rialto

Pese a las posturas enfrentadas de Ribó y Gómez, ambos abogan por escuchar a los comerciantes y llegar a un acuerdo sobre 'sus quejas' por el mercadillo de huerta semanal

El alcalde de València, Joan Ribó, y la vicealcaldesa, Sandra Gómez, han vuelto a mostrar este jueves en públicos sus desavenencias, concretamente por los mercadillos de la huerta semanales y las protestas que preparan los vendedores del mercado Colón ante la instalación de estos puestos la próxima semana en la zona y que tachan de “competencia desleal”. Mientras que la parte socialista se posiciona a favor de los pocos vendedores que quedan en mercado del Pla del Remei, la parte de Compromís sigue apoyando la iniciativa y no parece que quiera reconsiderla.

Aún así ambos se han mostrado partidarios esta mañana de abordar el problema con los vendedores de Colón para llegar a una solución, aunque el alcalde se resiste a reconsiderar la iniciativa de los mercadillos. “Hablaremos con personas que están en el mercado para intentar arreglar. Yo no digo que se pueda replantear, sino estudiar los problemas porque hay voluntad” ha indicado Ribó, que también ha recordado que en dicho mercado solo hay una parada de productos frutícolas y que “muchas veces los mercados no se hacen competencia sino que se ayudan entre sí“.

El alcalde también ha insistido en que la tira de contar funciona en otras zonas de la ciudad como Cabanyal y Mossén Sorell “y no entran en competencia con los puestos del mercado”. Al igual, ha destacado que es una “práctica normal” en otros países europeos como Alemania o Francia, o en otras ciudades españolas como Zaragoza donde gobierna el PP – ha recordado a Catalá – donde también se están llevando a cabo las mismas iniciativas.

Sin embargo, la vicealcaldesa de València y presidenta de AUMSA, responsable de dicho mercado, ha invitado a escuchar a los vendedores del mercado de Colón porque “ven esta situación con incertidumbre y preocupación y que se quedan en desventaja” frente a los otros vendedores. En este sentido no descarta cambiar de ubicación las paradas, que ahora están en el sótano, hasta la superficie para que tengan “más visibilidad”.

Además, ha resaltado “el trabajo y esfuerzo que realizan estos comerciantes de productos de proximidad para sobrevivir en un entorno que es fácil sino muy complicado” y ha defendido que son iguales que otros mercados municipales Algirós, de Russafa o del Cabanyal y que “venden productos absolutamente normales y no de lujo”.

“Son mercados en donde tenemos que proteger que no se terciaricen y se conviertan solo en un mercado de cafeterías o de restauración. También tiene que seguir siendo mercado de abastos y a mí eso es lo que me preocupa y eso es lo que yo quiero trabajar” ha manifestado.

“Una reflexión como gobierno”

Del mismo modo, el socialista y concejal de Hacienda, Borja Sanjuán, se ha mostrado partidario esta mañana de buscar una nueva ubicación para este mercadillo de huerta y ha abierto la puerta a “hacer una reflexión como gobierno” sobre las tributaciones en igualdad de condiciones para todas las actividades y servicios económicos que operen la ciudad.

“Lo lógico es que busquemos que todas las actividades que realizan una misma actividad compitan en igualdad de condiciones, tributen y tengan las mismas cargas para que no ejerzan competencia desleal con las actividades que se sitúan al lado” ha manifestado el dirigente socialista, que también ha recalcado que “a mí me parece muy bien todas las iniciativas económicas que ayuden a sectores como el sector primario, pero hay maneras de hacerlo sin perjudicar a otros sectores que están operando también del mismo sector”. 

Desde la oposición, la portavoz del PP en el Ayuntamiento de Valencia, María José Catalá, ha vuelto a rechazar la tira de contar porque “la consideramos competencia desleal hacia los vendedores de los mercados tradicionales que pagan tasas e impuestos por su puestos” añadiendo que “hasta en cinco ocasiones se han votado propuestas en Pleno sobre la tira de contar y el equipo de gobierno siempre ha votado para que la iniciativa salga hacia delante,” ha señalado la portavoz popular.

En este sentido, Catalá ha criticado el cinismo de los socialistas que “ahora a dos meses de elecciones critican y cuestionan la tira de contar cuando gracias a sus votos y su apoyo la tira de contar está a punto de instalarse en el Mercado de Colón. Su postureo es vergonzoso y sólo lo hacen por motivos electoralistas” “Un partido que cambia de chaqueta a 70 días de elecciones y que cambia de versión manifiesta poca credibilidad y solvencia” ha asegurado.

Por su parte, el portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Valencia, Fernando Giner, ha exigido a la concejala de Desarrollo Urbano y presidenta de Aumsa, Sandra Gómez, que defienda a los comerciantes del mercado de Colón y pida formalmente a Ribó que desista en su intento de poner un mercadillo agrícola fuera del edificio. En este sentido, ha criticado que Gómez “solo se haya enfrentado al alcalde a través de los medios de comunicación”, y le ha pedido promover una petición formal desde Aumsa.

Los comerciantes del mercado de Colón le pagan la cuota a Aumsa por el uso del espacio, así que se puede decir que son sus clientes. Por eso, creo que lo normal es que la vicealcaldesa defienda sus intereses y frene cualquier intento de competencia desleal”, ha indicado al respecto, y ha recordado que a los comerciantes “les cuesta un esfuerzo” pagar y mantener vivos los negocios dentro del mercado de Colón. “Por lo tanto, poner un mercadillo en la puerta les puede perjudicar muy gravemente”, ha considerado.