El recorte de las terrazas de Honduras provoca la primera ola de despidos

Los hosteleros advierten que 'las pymes afectadas ya han empezado a entrar en números rojos con pérdidas de facturación mensuales de hasta un 30% desde el recorte'

Los hosteleros de la plaza Honduras se han visto obligados ya a despedir a personal tras los recortes de sus terrazas impulsado por el Ayuntamiento de Valencia. De hecho, los locales afectados aseguran que ha tenido que prescindir, de momento, de entre una y dos personas, ante la caída de su actividad económica y rentabilidad. Así lo han evidenciado en un comunicado desde la Asociación de Hostelería y Ocio Responsable Zona Honduras-Blasco Ibáñez, en el que ha asegurado que desde que se aplicaron los recortes en el mes de noviembre, la facturación mensual se ha reducido un 20%.

Del mismo modo, explican que en algunos casos la caída llega hasta un 30% o más, pese a coincidir con la campaña de Navidad, que es el periodo de mayor actividad para el sector. “La peor cuesta de enero de los últimos años, exceptuando los del Covid marcados por las restricciones, con la caída de su actividad económica y empiezan a entrar en números rojos” manifiestan.

De hecho, explican que algunos locales que habitualmente cerraban en el mes de enero para dar descanso a su personal y organizar el año, este mes “no lo harán para poder recuperar o aminorar las pérdidas económicas“. En este contexto de “máxima preocupación” para las pymes hosteleras y de ocio de la zona, el portavoz del colectivo, Víctor Fernández de Córdova, afirma que “cada vez se hace más cuesta arriba abrir, cuadrar números y poder mantener todos los puestos de trabajo”.

De la misma manera, advierte que “se avecinan meses complicados y más despidos si el consistorio no entra en razón y sigue empecinado en achacar los problemas de inseguridad y molestias en el barrio, de manera desproporcionada, a la hostelería”.

“No renuncian a ir a los tribunales”

Al respecto, recuerda que no han renunciado a la Justicia para paralizar el plan de recortes, pero reclama al Ayuntamiento que active la mesa de negociación para “revertir una situación que afecta a pymes y a muchas familias, ya que su sueldo depende de que los locales sigan abiertos”. Es más, lamenta que siguen sin recibir una contestación oficial por parte del alcalde de Valencia, Joan Ribó, a la carta que le remitieron solicitándole “una reunión dada la gravedad y las drásticas consecuencias de la decisión adoptada”.

Una reunión, recuerda, que presentaron el pasado 3 de octubre, por registro de entrada, para poder consensuar y activar un plan con medidas efectivas para la lucha contra el ruido en el barrio. Además, Fernández de Córdova recuerda que “los hosteleros, con el apoyo de vecinos, presentaron en el mismo escrito una batería de propuestas para la mejora de la convivencia en la zona y mantener el tejido productivo del barrio”.

CatalàEspañol