Vila-real aprueba su presupuesto de 51,3 millones tras cuatro meses del primer borrador, varias sentencias y un nuevo préstamo

Las cuentas se han aprobado con los votos del equipo de gobierno de PSPV y Unides Podem, la abstención de Ciudadanos y el voto en contra de Partido Popular, Compromís y Vox.

La próxima semana entrará en vigor, por fin, el presupuesto de Vila-real para el 2021 después de más de cuatro meses desde el primer borrador de cuentas, nuevas sentencias urbanísticas que obligaban al ayuntamiento a pagar y un préstamo que permitiera seguir adelante con lo previsto.

Con todo, y desde que el 11 de diciembre de 2020 el alcalde de Vila-real presentará públicamente una propuesta de cuentas que ascendía entonces a 47,7 millones a los que las circunstancias han obligado a ir sumando cifras, para hacer frentes a las sentencias que llegaron semanas después, hoy 22 de abril el Pleno del Ayuntamiento de Vila-real ha aprobado de manera definitiva el presupuesto municipal del 2021 que ya se presentara en marzo como corresponde legalmente para cumplir el periodo de alegaciones.

Así, en una sesión plenaria extraordinaria celebrada hoy, este punto ha salido adelante con los votos favorables del equipo de gobierno de PSPV y Unides Podem, la abstención de Ciudadanos y el voto en contra de Partido Popular, Compromís y Vox.

De esta manera, las cuentas de 51.375.000 euros aprobadas inicialmente el pasado 2 de marzo entrarán en vigor la próxima semana, para poder comenzar a ejecutar “iniciativas fundamentales en este momento de la pandemia para la reactivación económica, así como desbloquear la licitación de contratos de servicios públicos, los convenios con entidades y el pago de sentencias y resoluciones urbanísticas de la etapa del PP por valor de más de 2,5 millones de euros”, según ha recalcado el alcalde, José Benlloch, durante la sesión plenaria.  

Alegaciones desestimadas

En el periodo de exposición pública, se presentaron alegaciones por parte de sindicatos y Junta de Personal en relación a los pagos pendientes de horas extraordinarias y productividad, así como al hecho de no haber debatido la plantilla presupuestaria en una mesa de negociación.

El alcalde ha explicado que finalmente las alegaciones se han rechazado en base a los informes técnicos. En relación a la mesa de negociación, según Benlloch no era necesaria su convocatoria ya que la plantilla presupuestaria no ha variado respecto a 2020.

En cuanto al pago de horas extra y productividad, el primer edil ha asegurado que las horas extraordinarias del pasado año se han liquidado y faltaría una parte de la productividad, “que estamos haciendo gestiones para poder abonar cuanto antes”.

CatalanSpanish