La falta de suministro de vehículos policiales ralentiza la renovación de la flota de patrullas en Castelló

Más de una docena de vehículos, sin kit específico de detención, ya han sido renovados, sin embargo los coches que necesitan adaptación que son los más deteriorados y que con más urgencia necesitan la sustitución quedan aún pendientes

La falta de suministros está haciendo mella también en la renovación de la flota policial prevista en el ayuntamiento de Castelló y cuya adjudicación se producía este verano. Así, según ha podido saber Actualitat Valenciana, de los 42 vehículos que tenían que llegar a la Policía Local, solo 12 automóviles, sin equipamiento con el kit específico para detenciones, dos furgones y al menos, tres vehículos sin rotular se han podido servir hasta el momento.

Por tanto, sí que se está renovando el parque móvil pero no con el ritmo esperado, deseado y necesario, según se ha hecho evidente en la última queja sindical hecha pública.

Es decir que los 15 coches cuya parte trasera está adaptada, según las especificaciones reglamentarias con la mampara separadora de seguridad y acorde a la normativa, no han llegado. Sin embargo, al parecer, son precisamente este tipo de patrullas las más urgentes de sustituir por el desgaste que acarrean y por el deteriorado estado en que se encuentran, según denunciaban hoy mismo desde el sindicado CSIF.

Aunque fuentes municipales ya comunicaron que la falta se suministros estaba acarreando retrasos y por tanto la empresa adjudicataria no se preveía que pudiera cumplir con lo pactado, la denuncia sindical hecha pública este martes no ha sentado bien.

Además el escrito difundido por CSIF hablaba de “un tercio de la flota”, y aunque en términos numéricos la cifra no es del todo ajustada, sí que es cierto que los vehículos que sí se han hecho llegar eran aquellos que únicamente necesitaban para su adaptación, las luces, la pintura específica de la chapa y algún otro detalles pero en cambio los más específicos y a la vez más necesarios, parecen no tener aún fecha de entrega.

Cabe recordar que la adjudicación del “arrendamiento sin opción a compra” que en su momento se estimó que era la opción más adecuada costó este final de 2022, 86.300 euros (IVA incluido) y está previsto destinar 517.798 euros cada anualidad de 2023 a 2025, así como 431.498 euros hasta noviembre de 2026.

Es decir, más de medio millón de euros anuales por renovar una flota que, ya llega con retraso y sirviendo primero el material menos complejo, mientras alarga el uso de vehículos cuyas condiciones están siendo cuestionadas y no únicamente en términos estéticos sino, según insinuaciones de una franja sindical, también en posibles deficiencias de seguridad cuando hacen referencia a “problemas en los frenos”.

CatalàEspañol