La séptima víctima mortal de ‘bous al carrer’ plantea al Consell ‘revisar protocolos’ de seguridad

De momento, ya hay convocada una reunión para el próximo lunes de la comisión consultiva de festejos tradicionales. Un órgano con representación de distintas áreas tanto en términos de cuerpos de seguridad, profesionales sanitarios, como de representantes del sector taurino

La Generalitat Valenciana ha convocado para el próximo lunes, de forma extraordinaria, la Comisión Consultiva de Festejos Taurinos Tradicionales (Bous al Carrer) de la Comunidad Valenciana. Un órgano con representación de distintas áreas tanto en términos de cuerpos de seguridad, profesionales sanitarios, como de representantes del sector taurino.  

La séptima víctima mortal del bous al carrer en la Comunitat Valenciana de este verano y las declaraciones de Gabriel Bravo referentes a la “revisión de protocolos” en los festejos taurinos, dado el “preocupante” número de fallecidos, está reabriendo de nuevo el cíclico debate entre tradición y seguridad.

Algo que aumenta la preocupación entre los aficionados y los municipios tradicionalmente taurinos. En especial quienes están vinculados a peñas ya saben lo que implica la organización de festejos desde que tras el fatídico recuento de fallecidos del 2015, que se saldó con los mismos muertos que ya se contabilizan este año, se revisaron los protocolos estableciendo toda una serie de requisitos para aumentar la seguridad.

Y es que aunque el debate sobre los costes de tener un equipo médico y una ambulancia lista en cada festejo o la normativa que impedía en acceso a menores de edad a los recintos taurinos fueron de los más sonados, aún parece que quedan muchos aspectos sobre los que se podría ahondar en términos de seguridad.

De hecho, las palabras de la consellera de Justicia, Interior y Administración Pública que apuntaban que es necesario “revisar los protocolos y todas medidas necesarias para que, si hay que mantener las tradiciones, que no pongan en riesgo la vida de las personas”. Un condicional que ya ha generado más de un comentario encendido en los círculos taurinos vinculados a ‘bous de carrer’.

Solo hace falta mirar atrás unos días para ver que denuncias como la de Náquera con imágenes de menores embolando o un toro o de dramáticas cogidas por hacerse fotos con el móvil o accidentados por asta de toro con altos niveles de alcohol en sangre son precedentes suficientes para que pueda volver a reabrirse el tema del control y la seguridad en este tipo de eventos populares.

ValenciàEspañol