València justifica el plan de reducción de terrazas como medida para evitar la ZAS de Honduras

La concejal de Espacio Público, Lucía Beamud, asegura que este control de las terrazas quiere 'acabar con las molestias por el ruido' y 'consolidar espacios peatonales'

El Ayuntamiento de València quiere evitar la declaración de zona ZAS del barrio de Honduras, como han solicitado judicialmente los vecinos, con el plan de reducción de terrazas. Así lo ha manifestado la concejal de Espacio Público, Lucia Beamud, este lunes tras la protesta de los hosteleros de plaza Honduras y adyacentes frente al edificio de Tabacalera contra este proyecto que recortará más de un 50% el espacio que ocupan estos establecimientos y locales y pone en peligro más de 120 empleos.

“El Ayuntamiento de València está actuando de forma decidida en la ordenación del espacio público para garantizar un equilibrio entre el derecho al descanso del vecindario y la actividad económica de la hostelería” ha manifestado la edil, que también ha detallado que en esta zona se pasará de 2.000 m2 de espacio para terrazas a 900 m2, ya que hay algunos lugares concretos que actualmente tienen más de 200 sillas en un mismo espacio.

“El consistorio está trabajando para controlar la actividad de las terrazas en esta zona. Con esta reducción de la superficie de las terrazas y la actuación de la policía controlaremos el problema y estamos convencidos de que evitaremos tener que recurrir a la declaración de ZAS” ha afirmado Beamud.

En este sentido ha recordado que desde el Ayuntamiento se han activado dispositivos especiales de la Policía Local de València en estos barrios y que se han interpuesto “sanciones contundentes” a los locales que no cumplían con las normas el pasado invierno. “Este dispositivo tuvo un resultado muy positivo, con una considerable disminución de los incidentes” ha indicado Beamud.

En apenas dos meses los agentes han realizado un total de 2.130 inspecciones de las que una cuarta parte ha acabado en sanción. La mayor parte de las denuncias se ha producido en el Distrito Marítimo, en el que se inspeccionaron 454 terrazas, de las que 360 acabaron con sanción.

“Ahora hemos aprobado un plan especial para reducir el tamaño de las terrazas con dos objetivos: acabar con las molestias por el ruido y consolidar los espacios peatonales, dejando un paso de 4 metros por todas las aceras. Se trata de una intervención que reducirá de forma considerable la superficie de los puntos más conflictivos y que limita los espacios que pueden ocupar las terrazas a tan sólo una sola fachada del local hostelero. Estamos convencidos de que estas medidas tendrán un efecto muy positivo” ha señalado la titular de Espacio Público.

Del mismo modo, Beamud ha querido resaltar que “el Ayuntamiento de València ha estado con las hosteleros y con la actividad en los momentos más duros de la pandemia, como el reparto de 5 millones de euros en ayudas del plan Resistir a hostelería, turismo y ocio nocturno”.

Protestas vecinales

Cabe recordar que este plan de terrazas llega tras las protestas vecinales de los vecinos de plaza Honduras y Ciutat Jardí por su derecho al descanso y contra la masificación de los locales de ocio en la zona o el botellón, así como para exigir la declaración de sus barrios como Zona Acústicamente Saturada (ZAS), que el Ayuntamiento rechazó alegando que los sonómetros instalados no alcanzaban los niveles para hacerlo.

Por esa razón, ambos colectivos contrataron a una empresa externa para hacer su propio análisis que concluía que si se daban las condiciones para ser una zona acústicamente saturada. Así pues con dichos informes, ambas entidades vecinales decidieron recurrir a los tribunales y presentar un recurso contencioso-administrativa, como paso previo a la demanda, para que se declare como ZAS.

CatalàEspañol