Toros y tasa turística, las tres ‘T’ que dividen a los socios de gobierno

El enfrentamiento de posturas en declaraciones públicas entre compañeros de gobierno, en torno al debate taurino o el cruce de declaraciones en temas turísticos dibujan el inicio de un complejo curso político en un año electoral marcado por la preocupación económica

En el arranque del curso político de un año electoral que se prevé complejo, los socios del Consell y sus homólogos en ayuntamientos como el de València vuelven a protagonizar desavenencias que, sin embargo, no son nuevas en cuanto a temática.

Toros y Tasa turística son las dos ‘T’ que en las últimas horas más declaraciones cruzadas han generado. Temas clásicos y en demasiadas ocasiones de debates infructuosos que la oposición política volverá a utilizar como ejemplo de fractura.

Por una parte, la alta cifra de fallecidos en los festejos taurinos ha servido de pretexto para volver a marcar la agenda de la actualidad y por otra, la aplicación o no de la debatida tasa turística en la capital, disgregando por sectores, como proponía hace unos días la vicealcaldesa también ha evidenciado la complejidad de cómo posicionarse en un momento en que cualquier debate puede computarse en términos de rédito político a medio plazo.

En ambos casos, se han entremezclado y enfrentado posturas pero sobre todo se ha visualizado que la territorialidad sigue marcando las tendencias del aún incierto mapa postelectoral.

En el caso del debate sobre los festejos taurinos, mientras la portavoz del Consell, y militante de Compromís Aitana Mas, proponía abrir el debate sobre la prohibición dels ‘Bous al carrer’ y dejaba entrever que podría ser objeto de debate en un futuro Botànic III, pese a que el PSPV autonómico no se posicionaba de forma contundente, sí lo hacía en cambio, el secretario provincial de Castellón, Samuel Falomir, en sentido contrario y abogando por más seguridad.

Respecto a la tasa turística local y quien debe pagarla, tampoco la sintonía entre los representantes que gobiernan en el Cap i Casal ha brillado. Contradicciones en pocas horas y traslado de una divergencia evidente incluso dentro de las mismas filas socialistas, pero esta vez en el ámbito municipal.

Sea como sea, a las puertas de septiembre, y en un otoño que se prevé duro en términos económicos, las sensibilidades de la ciudadanía pronto dejarán de estar para pensar ni en toros ni en turismo. En breve, las preocupaciones más comunes volverán a estar marcadas por las facturas y los tíquets de compra en un vertiginosos ascenso. Una nueva y temida ‘T’ que probablemente también protagonice fracturas a la hora de abogar por qué tipo de medidas son o no viables y como aplicarlas logrando acuerdos los suficientemente solventes como para que puedan resultar eficientes.

ValenciàEspañol